Lillie McCloud lo tenía clarísimo: había ido al programa para ganar. Aunque el jurado pudiera estar harto de oír cosas como esa, lo que jamás habían oído era un talento tan increíblemente grande como el de esta mujer... Su voz llega tan dentro del corazón que es imposible verla sin que se te ponga la piel completamente de gallina.