Este hombre sin hogar entró en un restaurante atestado el día de navidad. Una camarera, disgustada por su aspecto, le atiende de mala gana. Al final, el mendigo le da una lección de vida que verdaderamente hace reflexionar.