Si el sonido de alguien masticando te irrita con enorme intensidad, ten seguro que no eres el único. 


Slate afirma que "La condición tiene un nombre — misofonía — y cuenta con una pequeña pero peleona comunidad de investigadores". La investigación por parte de la Northwestern University demostró que una alta sensibilidad a los sonidos suele darse en la gente más creativa.  Resulta que las personas más creativas mantienen una "atención atípica", haciendo que para ellos sea más difícil filtrar ciertos sonidos al azar. 
Publicidad
¿Es la "atención atípica" algo negativo? No de acuerdo con la autora principal del estudio de Northwestern, Darya Zabelina. Añade, "Si se las conduce en la dirección adecuada, estas sensibilidades pueden hacer de la vida algo mucho más rico y significativo, produciendo experiencias de manera más sutil".

Así es. La próxima vez que alguien te llame "raro" por las molestias que te producen pequeños sonidos, puedes contestarle que es porque eres un "genio creativo".