Una madre sustituta en la plenitud de su vida se ha visto envuelta en una durísima situación. El New York Post informa que la mujer de 26 años, Brittneyrose Torres, residente en Thousand Oaks, California (EE UU), está actuando como madre sustituta para una pareja. Habiendo firmado un contrato con ellos, se le implantaron originalmente dos óvulos fertilizados, un niño y una niña. Entonces, uno de los óvulos se dividió y Torres se encuentra actualmente embarazada de trillizos, dos niños y una niña. 

Publicidad
Al principio, los padres biológicos parecían estar encantados con los trillizos, pero cuando llegó la 13 semana de embarazo, le dijeron a Torres que abortara la niña debido a "mayores riesgos médicos de problemas en el desarrollo". Torres se informó con su médico, que le dijo que no había ningún problema y que no había razones médicas para el aborto. Torres ofreció a los padres adoptar a la niña una vez que naciera, pero los padres biológicos rechazaron dicha opción, insistiendo en el aborto. Torres contactó entonces el Centro de Bioética y Red de Cultura (CBCN) intentando encontrar consejo para poder evitar tener que abortar. 

El CBCN se describe como un lugar que se "ocupa de problemas bioéticos que afectan de la manera más profunda nuestra humanidad, especialmente problemas que surgen en las vidas de aquellos más vulnerables entre nosotros". El centro principal se encuentra en Pleasant Hill, California, y se ocupa de todo tipo de cuestiones, desde la maternidad de alquiler a la eutanasia. 

Torres está actualmente luchando para poder evitar tener que abortar. Tal y como dijo al Post, "No sería emocional o físicamente capaz de hacer eso casi a las 13 semanas. Creo que eso significaría matar al bebé".  Decidió hacer público su caso para advertir a potenciales madres de alquilar de las exigencias que los padre biológicos pueden hacer una vez que se firma el contrato. "No deberían forzarlas a hacer algo que no quieren", dijo.