Paul Servat, de 35 años, y su novia Barbara Bienvenue, de 37, estaban esperando quintillizos, pero el médico tenía devastadoras noticias para el futuro y emocionado padre — a pesar de mostrar los síntomas del embarazo, Bienvenue no estaba realmente esperando ningún niño. 

Publicidad
Servat contó a QMI Agency que la pareja se había conocido durante el verano de 2014 y que Bienvenue le anunció su embarazo en septiembre de ese mismo año. El futuro padre estaba encantado, y contó a los reporteros "estábamos tan contentos..., incluso mis padres, tenían tantas ganas de tener nietos". Bienvenue le dijo supuestamente a Servat que fuera pensando en nombres, ya que primero le informó de que iban a tener gemelos, luego trillizos, luego cuatrillizos y, finalmente, quintillizos. 

El London Free Press informa que uno de los amigos de la pareja abrió una página en Facebook para que los familiares y miembros de su comunidad en Saint-Jean-sur-Richelieu, Quebec, pudieran mantenerse informados acerca de los futuros quintillizos, y que un amigo "usó mis contactos personales y profesionales para conseguir respaldo económico. Otros me dieron todo tipo de ropa o mobiliario". De hecho, la entrevista con QMI tuvo lugar "en el cuarto del bebé, lleno de cunitas bellamente adornadas que permanecían vacías". 

Durante su supuesto embarazo, Bienvenue se hizo amiga de Geneviève Laflamme, madre de trillizos y con un valioso consejo que compartir con ella. Le contó a CTV News, "Le di consejos acerca de cómo manejarse, dónde conseguir apoyo financiero, dónde conseguir patrocinadores para los pañales”.

La verdad quedó expuesta finalmente el día del parto cuando la pareja llegó al hospital. Servat recuerda en QMI que el personal del hospital no podía encontrar ninguna documentación en sus expedientes relativa al embarazo de Bienvenue, y cómo una de las enfermeras le mostró los resultados de un análisis de sangre de Bienvenue que mostraban que, definitivamente, no estaba esperando ningún niño. 

Servat menciona que los médicos dijeron que es posible que Bienvenue hubiera experimentado un "embarazo fantasma", un fenómeno médico llamado pseudocyesis. WebMD lista algunos de los síntomas de la pseudocyesis como "interrupción de la menstruación, tripa hinchada, senos de mayor tamaño y más blandos, cambios en los pezones, posible producción de leche, sensación de movimiento del feto, náuseas y vómitos, subida de peso" e, incluso, dolores de parto.  

Uno de los parientes de Bienvenue se dio a conocer después de la dura experiencia y reveló a QMI (publicado en el London Free Press) que, lamentablemente, no se trataba de un incidente aislado. Este pariente aseguraba que "ésta no es la primera vez que lo ha hecho. Pero, honestamente, nunca hubiéramos pensado que estaba tan enferma como para hacerlo de nuevo". 

Lleno de lágrimas, Servat cuenta a QMI que "lo he perdido todo, era toda mi vida". A pesar de la devastadora experiencia, Servat se ha comprometido a devolver todas las donaciones o llevarlas a alguna organización caritativa, afirmando que "soy una buena persona, y no tengo nada que ver con estas mentiras".