Las gente que conoce a personas con síndrome de down siempre suele enfatizar lo dulces, amables y cariñosas que estas personas son. Sin embargo, muy poca gente, con excepción de los familiares, suele entender que, además de ser dulces y cariñosas, las personas con síndrome de Down son perfectamente capaces no sólo de realizar tareas y de trabajar como cualquier otra persona, sino también perfectamente capaces de comunicarse y de sobrevivir en el mundo. 

Publicidad
El vídeo a continuación, que enfatiza la idea de la inclusión laboral de las personas con síndrome de Down, fue publicado en el perfil de Facebook de la Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (ASDRA) del 30 de noviembre, y allí expresan muy claramente esta situación: "El síndrome de Down no es una enfermedad ni un padecimiento. Quienes tienen síndrome de Down tienen discapacidad intelectual y algunos rasgos físicos particulares pero eso no los define. Como cualquier otra persona, las personas con síndrome de Down pueden desarrollarse en sus áreas de interés y tener una vida plena". 

La ASDRA, que en su página web se definen como "una asociación civil sin fines de lucro y de bien público", fue fundada por un grupo de padres y madres de personas con síndrome de Down en 1998. Buscando la inclusión en la sociedad y la igualdad de derechos de las personas con síndrome de Down, también aseguran que su objetivo es informar tanto a las familias con personas con síndrome de Down como a las empresas, instituciones y a la sociedad en general. 

Tener un aspecto diferente o unas capacidades diferentes no debería marcar el destino de nadie. Después de todo, ¿quién no tiene un aspecto físico o unas capacidades diferentes a todos los demás? 

Inclusión laboral de personas con discapacidad intelectual

Dar la oportunidad.

Posted by Síndrome de Down - Argentina - ASDRA on Lunes, 30 de noviembre de 2015