Tahitoa, una escuela de baile de baile tahitiano en Tamuning (Guam), publicó a principios de este año un encantador vídeo protagonizado con la que dicen ser su "estudiante" más joven. De acuerdo con el Daily Mail, la niña se llama Vaihere y el precioso momento fue capturado por su tía, que dijo de la niña que "le encanta bailar y siempre está deseando ir al estudio a practicar". 
Publicidad
De acuerdo con HulaDanceHQ, el baile tahitiano ayuda a mejorar la postura y el ritmo, así como mejora la coordinación y es un excelente ejercicio cardiovascular, añade la profesora de baile Hinatea, de Tamure Dublin. También asegura que es una excelente manera de aprender a comunicarse con el propio cuerpo y de mejorar la coordinación y la confianza en uno mismo, por no hablar de entrar en contacto con otras culturas. 

De acuerdo con Dance Spirit, el baile polinesio incluye influencias de varios lugares del Pacífico, aunando estilos de Tahiti, Tonga, Samoa, Fiji, Maori (Nueva Zelanda) y Hawaii. Al parecer, el origen del baile en estas islas del Pacífico está muy unido a su historia cultural, religión y relación con la naturaleza, de modo que el baile serviría de acompañamiento a las historias que se transmitían de manera oral. 

Como podrán ver en el vídeo, incluso una niña tan joven, poco más que un bebé, puede aprender y mejorar con clases de danza. No obstante, tal y como explica el centro Tahitoa en uno de los comentarios, lo cierto es que la niña todavía no ha ido a ninguna clase formalmente. Simplemente está creciendo en una familia de bailarines, "a los que observa durante las clases y ensayos, siguiendo todo lo que hacen. Con la edad en la que aparece en el vídeo, todavía era demasiado joven para enseñarle nada, ya que ni siquiera podía hablar todavía". No obstante, lo que precisamente demuestra esta niña es lo fácilmente influenciables que son los niños tan pequeños y lo mucho que pueden aprender simplemente a través de la observación. 

Aunque es seguro llevar a niños tan pequeños a clases de baile, quizás quieran esperar a que crezca un poco antes de enseñarle movimientos más extremos. Baby Center sugiere esperar al menos hasta que el bebé tenga 24 meses para enseñarles a hacer movimientos gimnásticos más avanzados como volteretas. 

Lo que no puede negarse es el carácter hipnótico del baile polinesio y lo atractivo del sonido de los tambores que lo acompañan. La pequeña Vaihere es la prueba viviente de que, una vez que se entra en contacto con el baile polinesio, se te mete dentro del cuerpo. Como diría Shakira, ¡these hips don't lie!