Las opciones para la decoración y protección de ventanas son casi tan infinitas como las vistas que dichas ventanas enmarcan. Entre las persianas, las contraventanas, las cortinas y los estores, a menudo es difícil averiguar cuáles son las adecuadas para cada uno. Aunque todas las opciones tienen sus ventajas, a veces sigue siendo difícil innovar un poco. 

Publicidad
Las cortinas romanas o estores han sido una de esas opciones durante cientos de años. Aunque existen numerosos debates en torno a los orígenes de las famosas cubiertas para ventanas, hay algo acerca de lo cual todo el mundo parece estar de acuerdo: su nombre no fue escogido al azar; las cortinas romanas se originaron en la antigua Roma. A partir de ahí, no obstante, la historia de las cortinas romanas se vuelve un tanto oscura. 

Una versión de la historia la describen en Shading Systems Inc.: "Antes de que lo que hoy conocemos como cortinas romanas comenzaran a usarse, un paño húmedo se colgaba sobre las ventanas de aquellos que vivían en Roma por varias razones. Se construía mucho por aquél entonces, como por ejemplo el Coliseo de Roma, la gente se desplazaba por medio de polvorientas carreteras... El polvo llenaba el aire debido a las obras de construcción y los medios de desplazamiento que la gente utilizaba". 

Otra versión de la historia coloca como predecesor de las cortinas romanas las telas que se colocaban para proteger a los espectadores del Coliseo del sol en los días despejados. 

Ésta es la versión que manejan Strickland Window Coverings y Orion Ornamental, y viene apoyada por esta información aparecida en la Smithsonian Magazine. Tal y como describen en Orion, "Se dice a menudo que los orígenes de las cortinas romanas datan del afamado Coliseo romano... Un sistema de cortinas de tela retráctiles era parte de las lujosas comodidades que se ofrecía a los espectadores". 

Es importante observar que, aunque todas estas historias tienen sus diferencias, realmente no se contradicen unas a otras. Desde luego, la versión de Next Day Blinds de la historia parece combinar elementos de todas las versiones. Sin que importe realmente su origen, una cosa parece estar clara: las cortinas romanas han estado entre nosotros durante bastnate tiempo, y no parece que vayan a desaparecer en ningún momento. 

Los diseños hechos a medida para ventanas pueden ser muy caros. Emily Henderson, una experta en estilo y diseño, dice que las piezas a medida "parten de aproximadamente $300 — $1000 dólares la pieza" pero, con el simple truco que aparece en el vídeo abajo, serán capaces de darle una nueva utilidad a esas viejas cortinas de madera, convirtiéndolas en unas glamourosas cortinas romanas por no mucho más del precio de la tela que decidan utilizar.  La idea, originalmente de Better Homes and Gardens, ha sido subtitulada al español por Gary Moleman.