Mientras la gente se apresuraba a hacer sus compras en este centro comercial de Nueva Zelanda, esta mujer parecía tener otros planes. Cuando la canción "Feelin' Good Ooh La La" de DNC comenzó a sonar, ella empezó a bailar sola en el medio del lugar. Segundos después, un grupo de más de 80 personas se unieron a ellas, todos ellos entre los 65 y los 96 años, generando "The World's Oldest Flash Mob" ("El Flash Mob Más Anciano del Mundo"). 
Publicidad
No siendo sólo una demostración de diversión, este flash mob venía patrocinado por Lifemark, una organización independiente que puntúa las casas y edificios dependiendo de su diseño y accesibilidad para ancianos y personas con discapacidades, con la intención de así despertar la conciencia de las necesidades específicas para la creciente población anciana en Nueva Zelanda. De acuerdo con el Ministerio de Desarrollo Social de Nueva Zelanda, se espera que la población mayor de 65 años sobrepase la población de niños del país para 2020. Nueva Zelanda no es el único lugar con este problema. España, el Reino Unido, Alemania, Italia, Francia, por nombrar sólo algunos de los países europeos, y también los Estados Unidos, Canadá o Japón se encuentran entre los países de los que se espera que su población anciana aumente a más de un 20 por ciento del total de la población en 2030, de acuerdo con U.S. News & World Report.  BBC subraya como este problema es sobre todo acuciante en países latinoamericanos como Cuba, cuya población se reducirá en un millón de personas para 2050, y la Comisión Económica para América Latina y El Caribe explica en un informe cómo la edad promedio de la población latinoamericana pasará de los 28 a los 40 años para el mismo año 2050. El envejecimiento de la población es una cuestión global. 

Mediante la diversión de este inocente flash mob, Lifemark subraya otra importante cuestión acerca de las necesidades de las crecientes poblaciones de ancianos. En una presentación en Business Innovation Factory, Joseph Coughlin, el director del AgeLab (Instituto de la Edad) del MIT, comenta: "Nos preguntamos constantemente cómo podemos diseñar productos para los adultos mayores, pero deberíamos estar pensando acerca de qué es cool, deseable, sexy y está de moda". Aunque muchas industrias encasillan a los ancianos en preferencias anticuadas, los ancianos y personas mayores de hoy en día son mucho más diversos y tienen robustos gustos y estilos. El diseño de productos para mayores no debería atender únicamente a la cuestión de la accesibilidad, sino también tener un ojo en el estilo. Una mirada a los participantes en esta flash mob deja claro que aunque todos los bailarines forman parte del mismo grupo demográfico, la verdad es que todos y cada uno de ellos tiene su estilo y toque personales. 

Aunque se subió en agosto de 2012, "The World's Oldest Flash Mob" continúa cosechando críticas de lo más positivas de sus espectadores en YouTube. Recientemente, uno de ellos comentó, "¡Me pareció increíble y brillante! ¡Todo el mundo parecía estar pasándolo de miedo, y sin importarles lo que nadie pensara de ellos! ¡Me encantaría haber podido estar allí! ¡Me encantó, me encantó, ME ENCANTÓ!". Por si hacían falta pruebas de que "anciano" no es una mala palabra.