Amor y pérdida. ¿Quién puede decir que no ha experimentado alguna vez la alegría y el dolor de estas dos poderosas emociones? Cuando se les pone música y se interpretan con sinceridad desde el corazón, tienen el poder de unir a personas extrañas en un momento compartido de pena y comprensión. 
Publicidad
Con sólo 19 años, Josh Daniel, de Billingham, en el Reino Unido, perdió a su mejor amigo y "hermano", Thomas Woolley, después de una larga batalla de meses contra una neumonía que se complicó debido a un previo transplante de pulmón. El duelo por su amigo fue toda una lucha para el joven mecánico. "No pude ir a trabajar durante mucho tiempo debido a la depresión. Cantar me ayudó, pero no había mucho que me ayudara en ese momento. Pasé mucho tiempo solo. No había experimentado nada parecido antes", le contó Daniel a The Sun

Entonces, dos años después, para la 12 temporada de Factor X Reino Unido, Daniel tomó todos esos sentimientos y los vertió en su emotiva versión de "Jealous", de Labyrinth. Aunque la canción está escrita para un ex-amante, para Daniel resumía todos los sentimientos de pérdida y lamento por no ser capaz de estar con su amigo, del que cree que ahora está feliz en un lugar mejor. 

Su actuación fue tan cruda y tan sincera en su dolor que dejó al normalmente casi impasible Simon Cowell sin habla e incapaz de controlar sus emociones. Lo que Daniel no sabía cuando decidió desnudar así su alma, quedando tan vulnerable ante los jueces, es que Cowell también estaba de luto. Su madre había fallecido sólo cuatro días antes de que se grabara esta ronda de audiciones. 

Aunque aún seguía dolorido por la pérdida, Cowell había vuelto a trabajar para honrar su memoria. "Suena sentimentaloide, pero eso es exactamente lo que ella habría querido que hiciera, ya que le encantaba lo que hago", Cowell le contó a The Sun. "El concursante desconocía la situación. No lo hizo por molestarme. Cantó la canción por sus propias razones".  El juez conocido por su brutal honestidad finalmente logró solo musitar su voto de "sí" antes de abandonar el plató sin decir una sola palabra más. 

Incluso meses después, ver de nuevo la grabación antes de su emisión televisiva demostró ser algo difícil para Cowell. "Era muy cruda y me devolvió al momento, pero creo que de una manera muy sana. Molestarse por algo así es algo humano", dijo a The Sun en una entrevista publicada el 5 de septiembre. Al final, Cowell creyó que sería importante para los espectadores ver lo mucho que la emotiva interpretación de Daniel le había conmovido. "No es justo para el concursante no mostrar eso. No puedes censurar algo así".