Si uno ha tenido encuentros con ocas en alguna ocasión, probablemente sepa que pueden ser pájaros especialmente agresivos y malhumorados, especialmente si sus crías están cerca. Como con todos los animales, no obstante, siempre hay excepciones, y la oca que aparece en el vídeo abajo se ha vuelto viral debido a un comportamiento sorprendentemente amistoso durante un encuentro en la carretera. 
Publicidad
Un canadiense llamado Andre Bachman vivió recientemente un momento bastante increíble con una oca salvaje canadiense cuando se dio cuenta de que el pájaro estaba siguiendo su camión en un camino de gravilla cerca del Lago Shining Bank en Alberta, Canadá, así que decidió parar el camión para hacerse una idea de lo que estaba ocurriendo. 

Con la cámara en marcha, Bachman se acercó con calma a la oca, dirigiéndose a ella con una voz amable y, sorprendentemente, la oca no demostró apenas señal de miedo alguna. De acuerdo con el Laboratorio de Ornitología de Cornell, las muestras de agresividad por parte de las ocas canadienses incluyen "agitar la cabeza hacia delante y hacia atrás, abrir el pico con la lengua hacia arriba, sisear, graznar y tener las plumas del cuello erizadas". Aunque la oca sí tenía el pico abierto con la lengua hacia arriba al acercarse a Bachman, no parecía demostrar ningún otro signo de estrés; parecía, al contrario, que la oca estaba, prudentemente, pidiendo ayuda de algún tipo. 

En tanto que parece que la oca simplemente estaba perdida - no herida o en un verdadero apuro -, Bachman volvió a subirse a su camión, y comenzó a conducir despacio. La oca le siguió al instante, empezando a volar junto al camión, por lo que Bachman decidió guiarla hasta el Lago Shining Bank. En la descripción del vídeo en YouTube, Bachman explicó que la oca parecía feliz al llegar y decidió quedarse en el lago. 

No está claro lo que específicamente llevó a la oca a seguir a Bachman en su camión, pero la poco común naturaleza de esta interacción no ha pasado desapercibida: desde su publicación el 12 de agosto de 2015, el vídeo de Bachman ha conseguido más de 1.6 millones de visitas. Las ocas como especie pueden haberse ganado una mala reputación como pájaros malhumorados, pero esta oca en particular demuestra que las excepciones existen.