Tal y como sugieren muchísimas páginas y revistas de novias, por ejemplo Brides.com, introducir a una mascota en tu ceremonia de boda como, por ejemplo, portador de los anillos, puede ser una gran y adorable idea a la hora de ser un poco más original. No sólo puede darle un toque divertido, sino que además incluye a un ser querido de la familia, que de otra manera no podría participar, en la ceremonia.

Publicidad
No obstante, no todos los animales son los adecuados para jugar un papel así. Brides.com incluye ejemplos de gatos, perros, pero también de caballos, cabras e, incluso, elefantes, haciendo las veces de portadores de los anillos o simplemente como toque exótico para la fiesta, o para conseguir unas fotos de boda más originales. Dependiendo del carácter de la mascota, Brides.com aconseja tener cuidado al pensar y elegir qué papel tendrá en la boda. Si el animal es tranquilo, es posible que pueda jugar un papel activo en la misma, si no, probablemente sea mejor que simplemente aparezca en la boda llevando un detallito, como una pajarita o una correa con flores. 

Ahora bien, en el caso de los perros, ¿cómo saber si nuestro peludo amigo tiene el talante adecuado para participar en ese día que para tantísimas personas es el más importante de su vida? La raza del perro no es lo más importante, sino que, tal y como Woofipedia aconseja, sobre todo es necesario pensar acerca de si el temperamento del perro es el adecuado. Si el perro se pone normalmente nervioso o se excita con los extraños, adjudicarle un papel clave en la ceremonia, como llevar los anillos, probablemente no sea la mejor idea. Por otro lado, aconsejan también tomar unas cuantas medidas de precaución, como hacer saber al resto de los invitados que habrá un perro participando en la boda, así como al fotógrafo -asegurándose de que éste se sienta cómodo trabajando como animales y, si es posible, dar con uno de los participantes al que no le importe estar a cargo del perro con la ceremonia. 

Otra cosa que nunca está de más, continúan en Woofipedia, es tomar un par de clases de entrenamiento más con el perro. Aprender a llevar los anillos en el momento adecuado, quedarse quietos para la foto, etc., es algo que a algunos perros le puede costar más que a otros. Quizá ese fuera el caso de Jethro, portador de los anillos de esta boda (de la que no aparece fecha, lugar o nombre de los novios, pero cuyo vídeo se publicó en 2013): en cuanto llegó el momento de hacerse las deseadas fotos, el animal no tenía ninguna intención de posar para las mismas. El que parece ser un mastín, es totalmente incapaz de quedarse quieto, quizás debido a que, como algunos de los comentarios en YouTube aseguran, el perro se encontraba muy incómodo llevando ese chaleco y esa correa. Otros simplemente dicen que el perro tenía ganas de revolcarse por la hierba, subrayando lo absolutamente adorable de este momento, te "destroce" las fotos de boda o no. ¿No es igualmente un bello y divertido recuerdo de un día tan especial?