Como la mayoría de los niños, a Angelina Jordan le encantaba cantar sus canciones favoritas. Aunque sólo tuviera un año y medio, se había enamorado de la poderosa versión de "I will always love you" de Whitney Houston. No pasó mucho tiempo hasta que consiguió averiguar cómo encontrar vídeos de su canción favorita en YouTube y empezó a mostrar un sorprendente talento vocal, sobre todo para un bebé. Las recomendaciones en YouTube pronto le llevaron a conocer a otros increíbles artistas hasta que, finalmente, dio con la icónica Billie Holiday. 
Publicidad
Cinco años después, cuando Angelina vio un anuncio para "Norske Talenter," un show de talentos noruego similar a competiciones como "America's Got Talent", no pudo resistirse a la oportunidad de subirse a un gran escenario y cantar para un público mayor que su familia. Aunque sólo tenía 7 años, ya había desarrollado un sonido muy maduro, modelado a partir de su nuevo ídolo. Quedó claro con su audición  que era una cantante nata. Su interpretación final de la canción de Gershwin, "Summertime", le llevó a ganar la competición y le lanzó al estrellato internacional. 

Desde su victoria en Mayo de 2014, ha estado actuando en festivales de jazz y apareciendo tanto en la televisión noruega como la internacional. En otra impresionante actuación que parece desafiar su corta edad, Angelina cantó "What a Difference a Day Makes" para la ceremonia de apertura de Allsang på Grensen, o "Cantando en la frontera", en Junio de 2014. Que le ofrecieran participar en esta celebración musical anual con miles de espectadores presentes y millones desde casa era un gran honor. Angelina no defraudó. 

Su interpretación, teñida de melancolía y anhelo, hace a los oyentes preguntarse cómo es posible que una niña que todavía está perdiendo sus dientes de leche sea capaz de entender los matices emocionales de una canción así. Lo que le falta de experiencia, lo sustituye con una conexión con las experiencias universales comunicadas en la música. Angelina Jordan, que incluye a Louis Armstrong, Ella Fitzgerald y Amy Winehouse junto con Billie Holiday en la lista de sus músicos favoritos, probablemente acabará uniéndose a las filas de éstos en los años por venir.