Adele tiene una voz celestial y es una súper estrella internacional, pero eso no significa que no sea humana. Mientras interpretaba su éxito 'Someone like you' en el Royal Albert Hall en 2012, ocurrió algo que le obligó a hacer una emocionante parada. Durante el clímax de la canción, el público comenzó a cantar, abrumando a la artista. 

Publicidad
Adele es conocida por sus emotivas actuaciones, así que se sabe que es un momento serio cuando no es siquiera capaz de acabar su canción. Estar en un enorme escenario delante de cientos de sus fans y cantando sus canciones debe ser completamente abrumador, pero demuestra que estas estrellas no dejan de ser una persona como cualquier otra.