Es posible que no haya nada que parezca ir más contra la lógica que cepillarse los dientes con carbón, pero los resultados hablan por sí mismos. Mama Natural, un canal de YouTube especializado en trucos y consejos para padres que quieren llevar una vida sana y, al mismo tiempo, divertida, publicó el 22 de junio de 2014 un vídeo titulado "Carbón activado: una manera rara de blanquearse los dientes". Así es, resulta de lo más extraño y probablemente mucha gente se resista a la idea, pero hay diferentes razones médicas y científicas por las que este truco resulta tan eficaz. 

Publicidad
Lo que hace del carbón activado o carbotecnia algo tan útil médicamente hablando es su capacidad de adsorción, un proceso que, de hecho, es muy similar a la absorción: básicamente, las sustancias extrañas se adhieren al carbón. Esta capacidad de adsorción lo convierte en un aliado natural a la hora de limpiar y desintoxicar el organismo de todo tipo de sustancias extrañas. Tradicionalmente, el carbón activado se usa en casos de intoxicación con algún tipo de veneno o tóxico, como el mercurio, pero también en casos de sobredosis con drogas y químicos. Al parecer, el carbón es capaz de adsorber hasta aproximadamente un 70% de dichas sustancias. En el intestino, el carbón activado se adhiere a esas sustancias peligrosas para el organismo, ayudando a que éste las elimine sin resultar dañado por ellas

Otros beneficios conocidos del carbón activado son sus usos contra varios problemas estomacales, desde la flatulencia, la hinchazón por gases o la diarrea; asimismo, es de gran ayuda para los órganos de desintoxicación que posee nuestro cuerpo, es decir, el hígado y los riñones, por lo que también se dice que tiene propiedades rejuvenecedoras, ya que ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo. Finalmente, el carbón activado es de gran ayuda en contra del colesterol, favoreciendo la eliminación de lípidos y triglicéridos en la sangre y, del mismo modo que elimina sustancias tóxicas en el organismo, ayuda a eliminar virus y bacterias

Aunque el carbón activado es seguro para el organismo y no resulta tóxico, puede tener ciertos efectos secundarios indeseados o contraindicaciones, sobre todo debido al abuso del mismo. Del mismo modo que el carbón se adhiere a sustancias tóxicas o drogas, también se adhiere a los medicamentos, por lo que no resulta adecuado ingerirlo si estamos tomando cualquier tipo de medicina, ya que probablemente reducirá el efecto del mismo. Aquí tienen una lista de las medicinas más comunes que interactúan con el carbón activado. Las personas con enfermedades del hígado o los riñones deberían consultar a un médico antes de ingerir carbón activado en cualquiera de sus formas, ya que su efecto de desintoxicación podría acabar dañando aún más estos órganos si éstos no están sanos. Las mujeres embarazadas, madres lactantes y niños también deberían consultar con un médico si pretenden empezar un tratamiento con carbón activado. Como con cualquier medicamento o suplemento alimenticio, la mejor actitud al respecto es no abusar de él y consultar con un especialista en el tema. 

En el caso de los dientes, el carbón activado simplemente actúa de la misma manera que actúa en el cuerpo: adsorbe los virus, bacterias y manchas que tenemos en la boca. 

Lo primero es hacerse con unas píldoras de carbón activado. Pueden encontrarse como cápsulas o píldoras y, si lo compran online, un bote de 100 cuesta alrededor de unos $5 dólares estadounidenses, pero también puede encontrarse en herbolarios o tiendas naturistas

Uploading...
Para llevar a cabo este truco, es necesario utilizar un cepillo de dientes viejo, o uno que no sea el que usen a diario. Humedezcan el cepillo con agua fría. 

Uploading...

Colóquenlo sobre una servilleta o trozo de papel higiénico. 

Uploading...
Ahora, si el carbón activado que tienen viene en la forma de cápsulas, abran una y, con cuidado, viertan el contenido de la cápsula sobre el cepillo. 

Uploading...
Uploading...
Si, en lugar de cápsulas, han encontrado carbón activado en forma de píldoras, macháquenla con cuidado en un mortero antes de poner el carbón sobre el cepillo. La toallita o servilleta impide que el carbón acabe desperdigándose por todo el baño. 

Ahora es el momento de cepillarse los dientes durante 3-5 minutos. Como Mama Natural deja claro, es normal que al principio la sensación sea un poco rara, ya que el carbón está en polvo. No se preocupen, la saliva pronto empezará a mezclarse con el carbón en polvo, formando una pasta. 

Uploading...

Para evitar montar un desastre absoluto en el baño y que todas las baldosas acaben, nunca mejor dicho, negras como el carbón, lo mejor es escupir en un vasito con agua y con cuidado, envolver los restos del polvo en la servilleta, y tirarlo todo por el desagüe del lavabo o mejor, ya que causará menos lío, por el wáter. En el caso de que el lavabo o las baldosas se hayan manchado, Mama Natural aconseja limpiarlo con una toallita para bebés. 

Uploading...
La recomendación es hacerlo una vez al día durante tres días seguidos. Si sus dientes realmente lo necesitan, también pueden hacerlo durante 5 días seguidos. Una de las ventajas adicionales de esta forma natural de blanquamiento dental es que los dientes parecen haber recibido una limpieza profesional en el dentista, y esto es gracias a esa capacidad de adsorción del carbón de todo elemento extraño a nuestro cuerpo, incluyendo los virus y bacterias que se acumulan en la boca. 

Uploading...

Para acabar, es importante recordar que el carbón para barbacoas o chimeneas que se encuentra en muchos supermercados no debe usarse de este modo o ingerirse, ya que está lleno de químicos que aceleran la combustión y resultaría realmente tóxico y perjudicial para la salud. En el vídeo abajo se encuentra el proceso completo (en inglés).