La artista visual y de performance Yolanda Domínguez es conocida por sus trabajos de contenido social, crítico, político y en relación con temas de género y sexualidad y, en este caso, decidió llevar a cabo un pequeño experimento con un grupo de niños de 8 años, y cuyos resultados publicó en YouTube el 22 de julio de 2015. En su página web puede verse el enorme impacto que este experimento ha tenido en medios de todo el mundo. 

Publicidad
La premisa del mismo es muy simple: los niños deberán compartir sus reacciones ante una serie de imágenes obtenidas a partir de campañas publicitarias de moda. No obstante, al verse confrontados con las diversas imágenes, la diferencia en las reacciones de los niños ante el modo en que las imágenes muestran a mujeres y hombres es absolutamente abismal. 

De las imágenes con los hombres, los niños no tienen duda alguna: "Parece un súper héroe", "Espías, o del FBI", "Es una empresa"... Éstas son el tipo de respuestas que los niños dan al ser confrontados con las campañas publicitarias protagonizadas por modelos masculinos. Sin embargo, al ver las campañas con protagonistas femeninas, los pensamientos de los niños dan un giro de 180 grados: "Parece asustada...", "A lo mejor se está empezando a morir..., o se ha desmayado", "Dos chicas muertas en la carretera...", "Podría estar pasando hambre...", "A lo mejor está borracha". Ante estas respuestas de los niños, es imposible no pensar acerca de qué nos están diciendo estas imágenes acerca de la realidad que vivimos y de la realidad que estás imágenes están intentando transmitir. Al no entender los anuncios en el contexto de la moda, los niños no lo perciben en relación con el lujo con el que estas campañas quieren asociar los productos que venden, sino que simplemente describen lo que ven literalmente en dichas imágenes: violencia, sumisión y humillación. La misma Domínguez pregunta al final del vídeo, "¿Sólo los niños perciben la violencia con que se representa a las mujeres en la moda?". 

Uno de los criticismos más comunes que ha recibido el enfoque de Domínguez por parte de los espectadores en los medios sociales es que la artista, "manipuló" el experimento, sacando las imágenes de contexto y forzando las opiniones de los niños, ya que en lugar de mostrar imágenes similares de mujeres y hombres, seleccionó intencionadamente imágenes que mostraran a los hombres con una pose digna e imágenes que mostraran a las mujeres en una pose humillante, sumisiva o violenta. 

La misma artista respondió a algunas de estas críticas a su vídeo en YouTube, "Por supuesto que las fotos están seleccionadas pero son bastante representativas de cómo se retrata a hombres y mujeres en la moda. Os animo a buscar esas mismas poses (y situaciones de violencia) con imágenes de hombres: no las hay". 

La cuestión acerca de la no existencia de imágenes de hombres en dichas poses denigrantes, no obstante, no es lo único que llama la atención. Es precisamente al sacarlas fuera de contexto y verlas como forma de expresión de una realidad cuando es posible darse cuenta del horror que muestran. Al verlas de este modo, es imposible dejar de preguntarse, ¿en qué contexto serían aceptables estas imágenes? 

Como continúa explicando la artista en el mismo comentario,"Las imágenes no son sólo estética, también tienen un contenido, muchas veces lo pasamos por alto. Las fotos de moda no son arte, son publicidad que vende un producto. De cualquier manera eso tampoco las exime de generar desigualdad y normalizar la violencia hacia las mujeres".