"Todos somos color, el color nos protege todos los días". Así empieza Germen Crew, un grupo de artistas callejeros cuya participación en la comunidad es su prioridad, el vídeo que demuestra la completa transformación de Palmitas, una pequeña localidad en el distrito de Pachuca, en México. El proyecto consiste en un macromural de 20000 metros cuadrados. Un proyecto artístico que, no obstante, ha acabado suponiendo mucho más que un mero embellecimiento del lugar, cambiando por completo la calidad de vida de los habitantes de Palmitas. 

Publicidad
Tal y como cuentan en una entrevista con Chantal Ramírez, de Planisferio, Germen Crew nace en 2012, en Guadalajara, México, a partir de otro proyecto artístico y se compone de 10 personas, entre los que se encuentran artistas, fotógrafos y editores. 

El proyecto de transformar Palmitas fue de hecho una idea que se originó en el mismo Ayuntamiento de Pachuca y de un programa denominado "Pachuca se pinta". El Ayuntamiento de Palmitas preguntó a Germen Crew si les gustaría participar en semejante proyecto y, como continúan contando en Planisferio, a pesar de no haber realizado nunca un proyecto semejante o de tales dimensiones, aceptaron al instante. No obstante, los artistas quieren enfatizar que no se trata de "una obra civil, esto es un proyecto de intervención artística y que busca detonar estrategias comunitarias de desarrollo". 

¿Por qué es tan importante para ellos dicha diferenciación? Se debe al impresionante efecto que el proyecto ha causado en la población de Palmitas. "Palmitas es una colonia en la que a veces hay problemas, pero ahora se ha calmado todo", dice en el vídeo abajo una de las vecinas acerca de la transformación que Germen Crew ha realizado en el pueblo. ¿Cómo es posible que una mera obra de arte haya causado tal cambio en una comunidad que solía ser violenta y marginal? De acuerdo con Bored Panda,  452 familias (un total de 1808 personas) se vieron afectadas por este proyecto, resultando en una disminución tal de la violencia que prácticamente ha sido erradicada.

Tal y como Germen Crew explicaba en Planisferio, los beneficios que el macromural ha producido para los habitantes de Palmitas comienzan con "la propiedad del mural [...], es un valor añadido a sus vidas y viviendas", por no hablar del componente turístico y económico añadido. No obstante, finalmente, ese beneficio es el menor de todos los que un proyecto aparentemente tan poco útil ha traido a las vidas de Palmitas. Al mismo tiempo ha servido como elemento de "integración social", es decir, gracias al mural, la gente no sólo está mucho más abierta a sus vecinos, sino que también ha reducido, tal y como se mencionaba antes, la violencia y el conflicto existente en la localidad. El proyecto, además, no sólo incluye la realización del mural, sino también diversos talleres y festivales que permitirán una mayor involucración de los niños y jóvenes del lugar.

"A Palmitas yo le pondría color", decía una pequeña en el vídeo. Y esto es exactamente lo que han hecho los miembros de Germencrew:  convertir la pequeña localidad en un estallido de color. 


Aquí tienen un vídeo con el testimonio de algunos de los vecinos de Palmitas y el comienzo del proyecto del macromural: