Algunas de las cosas más maravillosas de la vida son aquellas caracterizadas por ser efímeras, y el florecimiento del cactus Echinopsis es una de ellas. Los Echonopsis son un gran género de cactuses nativos de Sudamérica, y su ciclo de florecimiento es increíblemente corto. Los cactuses florecen de noche, y sus flores nunca duran más de un día, manteniéndose en la cima de su belleza por tan solo una hora o dos. Es este extraordinario proceso el que convirtió a Greg Krehel en un absoluto entusiasta de estos cactuses y en un dedicado fotógrafo. Así, creó el time lapse que verán en el vídeo abajo para demostrar la asombrosa naturaleza de estos diminutos cactuses. 

Publicidad
En la descripción que adjuntó a su vídeo en Vimeo, Krehel explica que la pregunta que le hacen más a menudo es si usa algún tipo de software de edición, como Photoshop o similares, en sus vídeos. Sí que lo utiliza, pero no del modo en que la mayoría de la gente asume cuando le hacen dicha pregunta. Krehel explica, "en lugar de usar estas herramientas para exagerar la realidad, de hecho las utilizo para reducir la intensidad de los colores que mi cámara captura". Cada parte del time lapse que verán abajo ha sido alterada para reducir la saturación a un mínimo del 10% y, en algunos de ellos, incluso lo ha reducido hasta en un 30%. Si creen que los colores que aparecen en el vídeo son magníficos, sólo imagínense cómo deben verse en directo. 

El ciclo del cactus Echinopsis atraviesa el florecimiento y el marchitamiento, como cualquier otro ser vivo, evocando el ciclo de la vida, muerte y renacimiento del mundo natural. Es fascinante poder ver las plantas abriéndose desde esos pequeños bulbos hasta convertirse en esas enormes y coloridas flores pero, tan pronto como te estás regocijando contemplando su belleza, comienzan a desaparecer delante de tus ojos. Es una lección sobre el carácter temporal de la belleza: incluso sus más hermosos ejemplos acabarán por marchitarse algún día, así que asegúrense de pararse a verlos y maravíllense con su esplendor.