Las vacaciones familiares suelen ser un momento de descanso, relajación y, si es posible, un montón de diversión y aventuras pero, sea cual sea el destino, hay que ir preparado para el lugar al que se va a viajar. Lo que puede parecer un paraíso tropical, también puede ser el hogar de muchas terroríficas criaturas, incluso si éstas son diminutas. Desafortunadamente para el hombre en el vídeo abajo, no iba preparado para el traicionero bichito con el que se topó en unas vacaciones familiares en Belize en 2008. 
Publicidad
Dos semanas después de volver del viaje, se dio cuenta de que estaba empezando a desarrollar unas extrañas lesiones en el brazo izquierdo, así como una fiebre constante de casi 40 grados que le duró durante dos semanas. Al principio, asumió que se trataba de algún tipo de infección leve y se dirigió al médico para descubrir la raíz del problema. Después de un mes citándose con varios médicos y de dos rondas de antibióticos, no hubo un diagnóstico definitivo para su bizarra infección; esto es, hasta que uno de sus amigos echó un buen vistazo a la herida. Este amigo había pasado una buena cantidad de tiempo en Sudamérica e, inmediatamente, reconoció que dichas heridas no podían ser más que larvas de moscardones viviendo como parásitos bajo la piel de su amigo. 

"Moscardón" es un término amplio para referirse a varias familias de moscas peludas cuyas larvas deben desarrollarse como parásitos en un huésped mamífero. Las diferentes especies de moscardones buscan diferentes tipos de huéspedes y tienen diferentes modos de infectarles y, aunque la mayoría de las larvas pueden encontrarse en el ganado, desde caballos, ovejas y vacas, también hay una especie de larvas de moscardón que pueden infectar a humanos. La especie de moscardón que busca parasitar a humanos se encuentra en América Central y del Sur, así que estén atentos si van a visitar dichas áreas. La hembra de moscardón captura a un mosquito, adhiriendo a éste sus huevos para que el mosquito transfiera los huevos la próxima vez que entre en contacto con un humano (u otro mamífero). Al contacto, los huevos se abren y la larva se adhiere a la piel del mamífero, penetrando más y más en la piel y el músculo según crecen. La larva debe permanecer ahí unos 20-60 días hasta que se desarrolla por completo, y sólo abandonará al huésped una vez que esté preparada para transformarse en crisálida. 

El vídeo abajo muestra la extracción de la larva del cuerpo del hombre y, no hace falta decirlo, es bastante perturbador. No obstante, ver cómo son las lesiones producidas por estas larvas puede ser realmente útil para aquéllos que planeen viajar a América Central o del Sur. 

[ADVERTENCIA: Este vídeo contiene imágenes gráficas que pueden resultar difíciles de ver para algunas personas.]