Después de unos largos 9 meses separados, Emmit Patasdetrueno dio la bienvenida a casa a su dueño, que volvía de estar de servicio.  El enorme gran danés podía oler a Trevor Crowder, un miembro de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos e, inmediatamente, salió disparado por las escaleras, esperando a que mamá le dejara salir. Frenéticamente, comenzó a dar vueltas a la mesa del comedor antes de que mamá abriera la puerta y le dejara salir. 

Publicidad
De acuerdo con la descripción en YouTube, tuvieron que enseñar a Emmitt a no saltar sobre la gente o a ponerse de pie sobre sus patas traseras, ya que eso es dañino para sus caderas. Así, ver al perro desobedecer los deseos de sus dueños y saltar encima de Trevor es una clara señal de su emoción y absoluta alegría. Es imposible que Trevor y su mujer se enfadaran con Emmitt por ello. ¡Vean la dulce reunión abajo y asegúrense de compartir este vídeo en Facebook!