Puede parecer extraño que alguien eche sal en un pequeño agujerito en la playa. Pero lo que es aún más bizarro, sin embargo, es lo que ocurre cuando el hombre abajo lo hace. La reacción a la sal causa que, casi inmediatamente, la navaja que estaba enterrada en él saliera a la superficie. Ciertos estudios demuestran que las navajas no pueden soportar una concentración tan grande de sal, por lo que saldrán de su escondrijo en busca de un nuevo hogar más agradable. 

Publicidad
Aunque en muchos países mediterráneos las navajas no podrían ser algo más común, para un estadounidense estas largas almejas parecen casi como una forma alienígena, más cuando sólo parte de su cuerpo comienza a salir a la superficie. Finalmente, cuando está lo bastante fuera, el pescador saca la escurridiza almeja para mostrar el resto de su cuerpo terrestre. A partir de ahí, probablemente será comida o vendida a alguien que se la comerá. Después de todo, no deja de verse un poco como un alienígena, pero queremos saber qué pensaron ustedes, así que cuéntennoslo abajo, en la sección de los comentarios.