Dos hombres se lanzan al rescate tan pronto como oyeron los desesperados gritos de la madre pato. Sus hijitos había caído en un desagüe para tormentas. Con un temporal a la vuelta de la esquina, los dos hombres sabían que debían apresurarse para impedir un desastre.

Publicidad
Armados con dos cazamariposas, consiguieron sacar uno a uno a todos los pequeños patitos en una carrera contrarreloj. Es asombroso verles correr uno a uno hacia una agradecida madre que no para de piar.