Una de las mejores cosas del verano es, sin duda, la fruta de temporada. Y, sin ánimo de ofender a los melocotones o a las sandías, una de las mejores frutas del verano son las cerezas. Perfectas como snack, aún más deliciosas como parte de una tarta o como ingrediente principal de una confitura, el único problema que tienen es el fastidio que supone despepitarlas. Tener que ir sacando el hueso a cada cereza es una tarea tediosa. 

Publicidad
Para la mayoría no suele merecer la pena comprar un despepitador. En mi caso, siempre suelo pensar algo como "en vez de usar cerezas, usaré fresas y así me ahorro el despepitarlas". Pero, ¿significa esto que nunca podré disfrutar a gusto de una tarta casera de cerezas? ¡No! Porque gracias a este truco de Handimania no sólo es facilísimo despepitar cerezas con cosas que todos tenemos en casa, sino también porque me ahorro tener que comprar un artilugio que probablemente no usaría más que una vez al año.