La belleza de una obra de arte se encuentra muchas veces en los ojos del que mira, pero el artista alemán René Turrek quiere asegurarse de que esos ojos se queden como platos. Por ello, pintó su BMW con un espectacular mural de "El increíble Hulk", y después lo cubrió con una pintura azul especial que se vuelve transparente al entrar en contacto con agua caliente. 

Publicidad
Es una pena que no funcione con agua fría y que el efecto se viera con la lluvia, pero el resultado es espectacular de todas formas. Queremos saber qué les pareció la obra de René. ¿Alguna vez han visto algo así? ¿Le harían esto a su propio auto? Compártanlo con nosotros abajo, en los comentarios, y compartan el vídeo con sus amigos y familiares que sean amantes de los coches, el arte o los súper-héroes.