Si un león de la montaña de Colorado apareciera casualmente en mi jardín, probablemente me asustaría. Este hombre apenas pudo mantener la compostura para grabar el raro encuentro, pero incluso soltó un chiste acerca de sus hijos estando en el jardín para gastarle una broma a su mujer. Lo más curioso de la grabación es como su gato responde poniéndose cara a cara con la gigante bestia. 
Publicidad
En vez de asustarse, el gato parecía de lo más curioso al ver al gran felino. Incluso cuando el león de la montaña golpeó la ventana con su garra, el gato ni siquiera pestañeó. Finalmente, el animal salvaje acabó alejándose, pero es difícil de creer lo impertérrito que estaba el gato. ¡Yo me hubiera asustado mucho!