Aunque suene un poco raro, este papel higiénico empapado de una mezcla de pepino, yogur, miel y jengibre es capaz de hacer frente a una cuestión que preocupa a muchas mujeres: tener una piel radiante. Esta mascarilla nutritiva e hidratante no sólo mejora los poros abiertos, elimina las manchas y el acné, también depura la piel y reduce las arrugas. 

Publicidad
Gracias al papel higiénico, la mascarilla se mantiene húmeda durante más tiempo sobre la piel, lo que permite que sus ingredientes sigan actuando durante todo el tiempo que la llevamos puesta. Por si fuera poco, es realmente fácil de hacer y los ingredientes no podrían ser más sencillos de encontrar o más económicos. Vean cómo se hace en el vídeo abajo y cuéntennos qué les ha parecido esta mascarilla casera. ¿Conocen alguna otra que quieran compartir con el resto de los lectores?