Cuando Sammi quedó paralizado, Janie, su dueña, temía que no pudiera hacerse nada para solucionarlo. No quiso rendirse, no obstante y, tras tres largos años, Sammi obtuvo el milagro que había estado esperando.Tras tres años paralizado, un centro veterinario de rehabilitación consiguió hacer que Sammi volviera a caminar. ¡Parece como si nunca hubiera estado paralizado! Naturalmente, la sorpresa y la alegría se apoderaron de Janie desde el segundo que entra por la puerta y ve a Sammi correr hacia ella. La fuerza y la transformación de este perro es increíble, ¿no creen? ¡Cuéntennos abajo, en los comentarios!