Estos padres pensaron que estaban llevando a sus hijos a un casting de lo más normal. De repente, empezaron a escuchar cosas que les dejaron con la boca abierta pero, sobre todo, completamente indignados. El anuncio resultó ser un experimento realizado para demostrar una realidad de la que muy poca gente es consciente, pero no por eso menos terrible: el trato que se le da a los animales durante los rodajes de los anuncios. 

Publicidad
La campaña realizada por la Fundación FAADA es realmente impactante a la hora de comparar a los niños que realizan comerciales con los animales a los que se obliga a participar en este tipo de anuncios. Lo han llamado "El casting más bestia" y, desde luego, pocas palabras podrían describirlo mejor. Véanlo en el vídeo abajo y cuéntennos su opinión acerca de esta realidad y cómo la describen en la campaña, ¿creen que fueron demasiado lejos o que dieron completamente en el clavo?