Desde la gigantesca Buland Darwaza en India hasta los torniquetes del metro de New York, las verjas siempre han tenido el mismo uso práctico de controlar el acceso y la salida de lugares específicos. El mecanismo por el cual esto ocurre puede variar muchísimo de verja a verja, pero su función, no obstante, permanece siendo la misma. 

Publicidad
Occasionalmente, aparece alguien que le da una vuelta de tuerca a una costumbre clásica. En este caso, un pequeño automóvil se acerca a lo que parece ser un enrejado para el ganado en el campo. Una verja tradicional como ésta normalmente requeriría que el conductor tuviera que salirse de su automóvil para poder abrir el cerrojo y abrir la verja, y después tener que volver a salir del auto para cerrar la verja una vez que la hubiera atravesado. Aunque típicamente más costosas, también es posible hacerse con una verja electrónica, lo que permitiría el acceso a través de un teclado o control remoto. Esto, desde luego, asumiendo que se tenga acceso a electricidad o los medios para pagar una instalación solar.  

Ahora hay otra alternativa. Observen cómo el auto en el vídeoabajo se acerca a los listones inclinados de esta verja única. El peso del vehículo empuja la inclinación hacia abajo, lo que a su vez provoca que la verja de madera se abra por la mitad, separándose como si fuera el Mar Rojo. Es posible que esta verja en particular sea un ejemplo de "la forma por encima de la función", ya que no impediría que un conductor cualquiera accediera a la propiedad, y el ganado no cruzaría los listones inclinados de todas formas, sin que importe que la verja esté ahí o no. Aun así, ofrece la percepción de seguridad a los forasteros..., y se ve bastante increíble cuando entra en acción. 

¿Qué pensaron de este inteligente artilugio? ¿Alguna vez habían visto algo así? ¿Qué tipo de usos pueden imaginar para este diseño? Hágannoslo saber abajo, en los comentarios, y compártanlo si les encantan las innovaciones y ser creativos.