A los jueces casi les costaba soportar lo monísima y encantadora que Jesse Jane parecía. Sin embargo, bajo esa encantadora apariencia, se esconde toda una tigresa dispuesta a alucinarles con su sorprendente talento. La pequeña JJ, que es como se la conoce cariñosamente, empezó a entrenar sólo con 3 años y, después de 6 años de duro entrenamiento, decidió probar suerte en Britain's Got Talent con su pequeña espada de samurai. Demostró claramente que el talento no depende en absoluto del tamaño. 

Publicidad
El sueño de JJ es ir a las Olimpiadas y, si continúa entrenando, no nos cabe ninguna duda de que lo logrará. ¡Ya es toda una campeona en toda regla! Véanlo en el vídeo abajo y cuéntennos qué les ha parecido. ¡No duden en compartirlo con sus amigos si JJ les pareció tan fascinante como a nosotros!