La gravedad del caso de Valeria es más que visible. Su enfermedad le ha dejado unas marcas completamente irreversibles tanto en la mente como en el cuerpo. Sin embargo, no se da por vencida y, ahora, está luchando para ayudar a otros en su mismo caso: la anorexia, el desorden psiquiátrico con la tasa de mortalidad más alta del mundo. 

Publicidad
Vean la historia de Valeria en el vídeo abajo y, por favor, no duden en contarnos sus pensamientos acerca de este terrible problema. ¿Creen que tiene solución? ¿Creen que es una cuestión de educación o que los culpables son los medios de comunicación y la industria de la moda y el espectáculo con sus patrones imposibles de belleza?