Últimamente, se le está prestando mucha atención a apps y software que adivinan cómo de viejo se ve uno basándose en fotos de uno mismo. Aunque los resultados pueden ser interesantes, ¿no sería de ayuda saber por qué es posible que nos veamos mayores de lo que somos en realidad y cómo prevenirlo?

Publicidad
Lean abajo para descubrir los sorprendentes culpables estéticos que pueden estar haciéndonos parecer mayores, ¡y lo que hacer para resolverlo!


1. Uñas gruesas, amarillas, que se descascarillan o frágiles
Las uñas con rugosidades definidas, gruesas o amarillentas se asocian a menudo con la enfermedad o la edad. Mantengan las suyas en buena forma con una dieta equilibrada y sana con proteínas y grasas saludables. Hacerse a menudo la manicura con esmaltes oscuros puede contribuir a generar manchas amarillas, así que si son de esas que siempre necesitan pintarse las uñas, asegúrense de aplicarse una capa de esmalte translúcido antes de aplicarse el esmalte de color. 

2. Poros grandes
Los poros de la piel crecen según envejecemos, porque ciertos factores combinados como los radicales libres y una prolongada exposición al sol hacen que la estructura celular de la piel comience a debilitarse. Los poros obstruidos también pueden parecer mayores. Existen muchos productos que pueden ayudar a minimizar los poros, desde mascarillas para fortalecer la piel, productos para eliminar los puntos negros y bálsamos tópicos que ayudan a minimizar los poros.  

3. Pestañas delgadas y escasas
En general, un cabello espeso se asocia con la juventud. Y esto es igual de cierto, si no más, acerca del pelo alrededor de los ojos. Existen muchos productos que prometen poder regenerar las pestañas. 

4. Una mala postura
No debería sorprender a nadie que encorvarse se asocie con la edad, ya que la osteoporosis es una aflicción muy común entre nuestros mayores. Lo que sí puede que les sorprenda es la causa de que la gente joven cada vez esté más y más encorvada: nuestra adicción a las nuevas tecnologías podría de hecho estar encorvando nuestras columnas vertebrales. Pasen menos tiempo agazapados sobre su celular o tablet e intenten mantenerse derechos mientras están sentados, ¡se verán más jóvenes al instante!

5. Manos venosas y con manchas
Mucha gente dice que las manos son lo que dicta la edad de una persona. Las manos venosas son normalmente causadas por la pérdida de músculo y grasa, dos cosas que ocurren de forma natural al envejecer. Aunque no hay nada que pueda hacerse acerca de la inevitable pérdida de músculo y grasa, ciertos ejercicios pueden recuperar el músculo (como apretar bolas anti-stress) y ayudar a minimizar la protuberancia de las venas. Las manchas en las manos son a menudo el resultado del daño del sol, y pueden evitarse mediante la aplicación constante de crema solar. 

6. Cuello con pellejos
Del mismo modo que las manos, otro factor que indica mucho acerca de la edad es el cuello. Para prevenir arrugas y pellejos en la piel del cuello sólo hay que seguir una sencilla regla: traten la piel del cuello del mismo modo que tratan la del rostro. Lávenla, tonifíquenla, trátenla e hidrátenla. 

7. Patas de gallo
Sí, las líneas en los ojos pueden significar que vives y disfrutas la vida al máximo, ¡y esas arruguitas de la risa hay que celebrarlas! Pero las patas de gallo pueden ser el resultado de entrecerrar los ojos debido a la necesidad de usar gafas. ¡Vayan al oculista y asegúrense de que no las necesitas para impedir que las patas de gallo sigan envejeciéndoles!

8. Encías retraídas 
Aunque las encías se retraen de forma natural al envejecer, hay unas cuantas cosas que podemos hacer para ralentizar el proceso. Asegúrense de hacerse limpiezas profesionales regularmente y así eliminar los microbios que contribuyen a la recesión de las encías.