Es impresionante la sensibilidad que tienen algunos animales... Ésta es la oficina del periódico Times-Standard en Eureka, California. Aquél día, el 9 de enero de 2010, Sophie acompañó a su dueño al trabajo, pero no sería un día como cualquier otro. Escasos minutos antes de las 4 y media de la tarde, un terremoto de 6.5 en la escala Richter empezó, pero Sophie fue capaz de sentirlo varios segundos antes de que aquello siquiera empezara a moverse, y sale corriendo a buscar a su dueño. 

Publicidad
Es un terremoto bastante fuerte. Sólo de imaginarme el haber estado allí, me entran escalofríos. ¿Hay terremotos donde viven ustedes? ¿Qué desastre natural les aterroriza más? Yo estoy entre los tsunamis y los tornados, ¡qué miedo! Cuéntennos su opinión comentando abajo.