El gato de esta casa no se toma muy bien las maneras rudas de su dueño. Aunque este padre claramente sólo esté jugando con su niño, el movimiento del brazo y el sonido son suficientes para que el gato se lance a defender al niño. Parece que el gato sale de la nada para proteger al indefenso niño de cualquier daño. Así, ¿qué creen ustedes? ¿Estaba el padre siendo demasiado agresivo jugando? ¿Pensó el gato que el niño estaba en peligro o sólo quería unirse al juego? Me encantaría saber su opinión acerca de esto.