Una boda suele ser un acto lleno de emociones pero, normalmente, ¡es un acto solemne y nadie se parte de risa, menos el sacerdote! No obstante, ¿quién se iba a esperar una interrupción tan divertida como ésta?