Lo que estas enfermeras hacen por su pequeña paciente me pareció una cosa hermosísima. Ser enfermera es una de las profesiones más difíciles que hay y ver que lo hacen con semejante amor, disponibilidad y cariño me alegró el mes.