La leyenda de Pascualita, este maniquí, se extiende mucho más allá de Chihuahua, lugar en el que se encuentra. Todo empezó el día en que apareció en el escaparate, el mismo día en que la hija de la dueña de la tienda falleció, y que era también el día de su boda. 

Publicidad
La famosa Pascualita se encuentra en La Popular, una tienda de vestidos de novia, propiedad de Pascuala Esparza. El maniquí está tan bien hecho y con unos detalles tan realistas que produce tanto miedo como un profundo respeto entre los visitantes. Que apareciera la noche en que Pascualita, la hija de Pascuala, murió de una picadura de araña, sólo alimenta la leyenda que rodea a este casi perfecto maniquí. Muchos aseguran que el parecido entre el maniquí y Pascualita es tan grande que no se trata de una simple figura de plástico, sino del cadáver de Pascualita perfectamente embalsamado y conservado. Muchos otros también afirman que la han visto seguirles con los ojos, salir a pasear, encender y apagar las luces y cambiar de posición por sí sola. Incluso varias de las empleadas de la tienda dicen tener sus dudas acerca de la verdadera "identidad" del maniquí. Por supuesto, la dueña de la tienda niega que se trate de un cadáver embalsamado, pero tampoco dejó de llamarla "Pascualita". 

Otras muchas personas creen que sólo se trata de una manera de atraer clientes. Pascualita no sólo causa temor, sino también un increíble fervor, sobre todo entre las futuras novias que, muchas veces, insisten no sólo en tocar a Pascualita, sino en comprarse exactamente el vestido que lleve Pascualita ese día en el escaparate. 

En cualquier caso, la historia no deja de ser fascinante, ¿la conocían? Cuéntennoslo abajo, en la sección de los comentarios.