A menudo, los recitales de baile suelen ser un momento de orgullo para los padres, que en ese momento pueden ver a sus niños subidos a un escenario. Todas esas horas de práctica y lecciones de baile, así como esos improvisados ensayos en el salón, finalmente culminan en la actuación final que tanto esperaban. Ahora bien, por mucho que estas actuaciones suelan encantar a los padres de los protagonistas o por muy adorables que resulten, no es fácil dar con una que sea capaz de capturar la atención de tantas personas en el mundo. No como en el caso de la representación que aparece en el vídeo abajo. 
Publicidad
Según el título, se trata del recital de claqué de la guardería Dance Factory, en el que lo que empezó como la típica muestra de una escuela de baile para niños al ritmo de Broadway Baby, de Stephen Sondheim, acabó convirtiéndose en un gran espectáculo con una única y gran pequeña protagonista. Según dice alguien que asegura ser la madre de la pequeña en uno de los comentarios en el vídeo en YouTube - que, desde su aparición en junio de 2013 acumula ya más de 10 años de visitas, la niña se llama Jordyn. El Daily Mail asegura que también se la conoce online como "la James Brown femenina" y "futura estrella".

Ataviadas con un tutú morado como traje de baile, el resto de las niñas demuestra un gran saber estar y mantienen la coreografía mientras la espontánea Jordyn acapara todo el protagonismo con sus propios pasos de baile y expresiones faciales. Aunque el vídeo en YouTube está lleno de comentarios hirientes que critican la actitud de la pequeña, que se toma el recital como si fuera un juego, lo cierto es que numerosos estudios afirman la importancia de la espontaneidad y la creatividad en el aprendizaje de los niños. Un artículo en Bebés y Más enfatiza dicha cuestión, subrayando el carácter crucial de la espontaneidad y la libertad en el desarrollo del niño, ya que durante los primeros años de su vida, así es como los niños construyen "su propia identidad y subjetividad. A través del juego aprenden a relacionarse con los demás y con el mundo que les rodea".

A partir del vídeo, una cosa parece innegable: la personalidad de Jordyn parece estar desarrollándose perfectamente, y esto por no mencionar que claramente tiene madera de artista y no podría sentirse más cómoda sobre un escenario. Donde quiera que estés, Jordyn, sigue pasándotelo bien y bailando a tu propio ritmo.