¿Qué palabra puede haber en el mundo más fácil de decir que 'perro'? Pues pregúntenles a este grupo de estadounidenses. ¡No son capaces de decir correctamente ni uno solo de los ejemplos! 


Ahora bien, el problema es que la manera en que los hispanohablantes pronunciamos es muy diferente de la manera en que pronuncian los anglosajones. Existe el mito de que el español es más fácil de pronunciar que, por ejemplo, el inglés, porque tiene muchos menos sonidos. Eso es cierto. Sin embargo, también es cierto que son sonidos totalmente diferentes a los que se utilizan en inglés, por lo que a los angloparlantes les cuesta muchísimo pronunciarlos. Es el caso de la 'j' o la 'rr', de una simple 'e', o del hecho de que sean incapaces de entender que la 'h' es muda. Por otro lado, la pronunciación también depende de la parte con la que se haga. El español se pronuncia con la lengua y los dientes, mientras que el inglés es mucho más gutural y, de hecho, para hablar utilizan prácticamente todo el esófago hasta la boca del estómago. Ésa es la razón de que, muchas veces, para los hispanohablantes resulte también tan difícil pronunciar algunas palabras inglesas, ¡si no todas!
Publicidad
En cualquier caso, el vídeo es divertidísimo, ¡no se lo pierdan y cuéntennos qué les pareció! ¿A ustedes les cuesta pronunciar en otros idiomas? ¿Se sintieron identificados con la gente de este vídeo?