Jono Lancaster tuvo la mala suerte de nacer con el síndrome de Treacher Collins, un desorden que daña la formación de los huesos y tejidos faciales que no sólo afecta al aspecto, sino también a las capacidades visuales, auditivas y respiratorias. Aunque no es necesariamente letal, hoy día no se conoce cura alguna. 

Publicidad
Tristemente, Jono no sólo fue abandonado apenas un mes después de nacer por sus padres, sino que también pasó toda su infancia solo y sufriendo abusos de todo tipo. Ahora bien, aunque cabría esperar que alguien que ha sufrido tantos abusos y rechazos se convirtiera en un adulto huraño, solitario e, incluso, agresivo, el destino de Jono era otro completamente diferente. Hoy en día se dedica a viajar por todo el mundo, conociendo a niños que sufren del mismo síndrome que él y ayudándoles a ellos y a sus familias a lidiar con la situación. Por si eso no fuera poco, incluso trabaja como modelo.

No se pierdan su inspiradora historia en el vídeo abajo y cuéntennos qué les pareció abajo, en la sección de los comentarios.