La variante del Boeing 787-9 es la última adquisición de la compañía Dreamliner para su nueva línea de aviones. El primer vuelo comercial fue desde Auckland hasta Sidney en agosto de 2014, y es una máquina de lo más notable. En este corto vídeo, uno de los pilotos lleva el avión hasta el límite, consiguiendo realizar un despegue prácticamente vertical, y aterrizar de un modo que casi parece más propio de un helicóptero que de un avión. Verdaderamente merece la pena verlo. 

Publicidad
¡Cuéntennos qué les pareció abajo, en los comentarios, o dígannoslo a través de Facebook!