En este vídeo, un hombre lleva a cabo un experimento científico que, probablemente, no es seguro repetir en casa. Como pueden ver, el sujeto del experimento es un osito de gominola gigante, y le hace pasar por unos tests muy rigurosos. Al principio, le dispara con un rifle del calibre .22, pero los resultados no le satisfacen. Entonces, usa una escopeta del calibre 12, y los efectos son un poquitín más dramáticos. Para el test final, cubre el osito de gominola con nitrógeno líquido hasta sumergirlo por completo, entonces vuelve a repetir el test de la escopeta del 12. De nuevo, no podemos enfatizar más que no deberían intentar repetir este experimento en casa. 

Publicidad
Para aquéllos que se lo estén preguntando, el nitrógeno líquido es nitrógeno que se encuentra a una temperatura extremadamente baja. Debido a esa baja temperatura, el nitrógeno líquido tiene muchas aplicaciones prácticas, cómo el enfriamiento rápido de la criogenia. Incluso lo he visto usarse para congelar helado instantáneamente. La razón de que parezca que un gas sale del osito es que cuando el nitrógeno líquido hace contacto con él, al estar éste a una temperatura mayor, hierve inmediatamente. Aunque parece que el nitrógeno líquido es una substancia muy divertida para jugar con ella, requiere ser manejado con el más extremo de los cuidados. El elemento es muy peligroso, y puede causar congelación severa al entrar en contacto con la piel humana e, incluso, causar daños si los vapores fríos se inhalan. 

Vean cómo se desarrolla el experimento en el vídeo abajo, y cuéntennos qué les pareció el resultado en la sección de los comentarios. A mi me da pena el pobre osito.