Algunos estudiantes de cine estaban investigando la estación de trenes Parnell, cerca de su escuela en Auckland, Nueva Zelanda, y discutiendo cómo hacer un proyecto para un corto, cuando se dieron cuenta de que había algo extraño al otro lado de las vías. De entre los arbustos salieron dos figuras que cubrían sus caras con máscaras. Asumiendo que se trataba de una broma por parte de otros estudiantes, no les hicieron caso y se rieron, pero enseguida la cosa se puso más siniestra. No transcurrió mucho tiempo antes de que los dos individuos comenzaran a acercarse lentamente a los estudiantes, y parecía que uno de ellos tenía una pistola en la mano. Sin saber ya qué pensar, los estudiantes siguieron grabándoles, pero empezando a alejarse de ellos. Se marcharon de las vías y volvieron a clase para contarles a sus compañeros lo que habían visto. Finalmente, se informó a la policía, que empezó a investigar el incidente. Fue entonces cuando los dos individuos vieron sus caras enmascaradas en internet y se dieron cuenta de que debían entregarse. Al final, resultó que este siniestro incidente no había sido nada más que una desafortunada broma

Publicidad
Un artículo del New Zealand Herald siguió la historia del incidente. Después de ver cómo su historia se volviera viral en internet, dos compañeros de piso, Kurt de 27 años y Rachel de 26, admitieron ser las figuras enmascaradas del vídeo y afirmaron que la pistola era de plástico. Aseguran que cuando les vieron en las vías, pensaron que los estudiantes no debían estar ahí, así que decidieron asustarles. Sólo estaban pasando el rato y, como oyeron a los estudiantes reírse, asumieron que no habría ninguna consecuencia - esto sin saber que la policía acabaría involucrándose. 

La policía no les acusó de ningún crimen pero, en tanto que desde el incidente la pareja ha estado recibiendo amenazas, han tenido que desactivar sus cuentas de las redes sociales. Su pequeña broma se salió de madre y, desafortunadamente, ahora están pagando el precio. Esto sirve como recordatorio de que incluso cuando tú entiendes algo como una broma, eso no significa que los demás lo entenderán como tal. La gente se asustará y llamará a la policía si ve algo sospechoso. Asegúrense de seguir su sentido común y no asuman que, simplemente porque ustedes consideran algo gracioso, los demás lo harán también. Échenle un vistazo a lo que grabaron los estudiantes. A pesar de la extraña historia que lo rodea, esto de verdad parece el comienzo perfecto de una película de terror.