Todo sobre este vídeo es absolutamente maravilloso. Cuando el pequeñín de mamá, Carter, no se estaba encontrando demasiado bien, ella decidió quedarse en casa con él. Lo que descubrió cuando dejó a Carter en el salón con Toby, el perro que habían rescatado,  fue que no era ella la única velando por el bienestar de Carter. Toby quería mimar al pequeño también, y la manera en que lo hace es tan reconfortante.

Publicidad
Aquí, en el SF Globe, sabemos que no es difícil sonreír con vídeos como éste; simplemente son demasiado buenos. Vean el momento tan especial que comparten Carter y Toby en el vídeo abajo y cuéntennos qué les pareció en la sección de comentarios. ¿Alguna vez ha hecho su mascota algo así?