El viaje de un adoptado para encontrar a su madre natural le lleva por todo el mundo pero, finalmente, también le cambia por dentro.  


Brett Huneycutt creció en el seno de una cariñosa familia en Arizona. Tuvo una estupenda educación y consiguió convertirse en un Rhodes Scholar y estudiar en la Universidad de Oxford. Después de acabar sus estudios, consiguió un gran trabajo en la consultora McKinsey. Después, se mudó a Silicon Valley y creó su propia empresa, entrando en la prestigiosa incubadora de empresas Y Combinator, vendiendo un poco después su compañía a Ancestry.com. A la edad de 32 años, la mayoría de la gente diría que es un tipo con mucho éxito.  
Publicidad
Cuando era sólo un bebé, Brett había sido adoptado en Arizona. “Siempre pensé que había tenido muchísima suerte de ser adoptado. Acabé en una estable y cariñosa familia. Mi hermana pequeña, Ashley, nació aproximadamente un año después de que yo fuera adoptado. Mis padres, hermanos, abuelos y primos adoptivos y yo siempre nos hemos querido y apoyado unos a otros aunque no compartamos los mismos genes. Nunca me sentí distinto a mi familia, y ellos nunca me trataron de forma diferente”.

Después de vender su empresa a Ancestry.com, Brett decidió pasar su tiempo ayudando a otras personas a encontrar sus raíces biológicas, lo que provocó que quisiera encontrar las suyas propias. "Empecé a sentir mucha curiosidad por saber dónde estaban mis padres biológicos, para poder entender ese lado de mi identidad. Pensaba que era un gran misterio que merecía ser investigado. Pero también quería ser sensible y tener en cuenta los sentimientos de mis padres adoptivos. Fueron extremadamente comprensivos desde el primer día. Para ellos también fue una experiencia muy emotiva y, de muchas maneras, esa búsqueda acabó uniéndonos aún más".

Brett comenzó la búsqueda de su madre biológica en Arizona. Le pidió al tribunal del condado que hiciera público el apellido de su madre. Lo hicieron, y consiguió encontrar a los hermanos de su madre, que vivían en Las Vegas. Éstos habían perdido el contacto con su madre, Susie, hacía más de 20 años, aunque creían que había vuelto a Taiwan, su lugar de origen. 

Sin apenas más información que esa, Brett se compró un billete a Taiwan, con la esperanza de dar con más datos una vez que llegara. Contactó con las autoridades en Taiwán para ver si Susie aparecía en algún expediente, pero no tenían ningún dato relativo a Susie regresando de los Estados Unidos. Afortunadamente, uno de los hermanos de Susie le mandó un mensaje de texto. 

Uploading...
Brett Huneycutt

*Aunque el lenguaje del mensaje no está muy desarrollado, he aquí una traducción aproximada: "Hola Brett. Tengo la dirección de tu madre, me la ha dicho tu abuelo. HOSPITAL FARMERASILOYULI ZHENNAGARA LICONDADO DE HUALIENSi no lo entiendes, por favor, contacta conmigo. Te deseo lo mejor. Dale recuerdos a tu madre. Saludos".Atravesó el país para llegar al Hospital Farmer, donde por fin encontró a Susie. Era un hospital para gente sin hogar. Habían recogido y admitido a Susie en el hospital hacía más de 15 años. Era esquizofrénica. Sólo podía hablar mandarín y Brett sólo hablaba inglés. Además, Susie estaba prácticamente sorda. Así, tuvieron que comunicarse con la ayuda de dos traductores que escribían en un papel para Susie. Su memoria era borrosa, pero recordó que había vivido en Las Vegas durante un tiempo y que había tenido dos hijos y una hija. 

“Le dije ‘Yo soy Frank Hughes’, que era mi nombre de nacimiento. Ella recordaba que Frank Hughes era su hijo, pero aún era incapaz de entender que se trataba de mi”.

Dijo “Mi hijo no vendría desde los Estados Unidos. Además, es demasiado guapo para ser mi hijo”.

Brett se pasó toda la semana siguiente intentando explicarle de muchas maneras diferentes que era su hijo. Le enseñó su primera foto, cuando sólo tenía dos semanas, y que Susie le había hecho. Ella recordaba la foto. Entonces, le enseñó más fotos de él creciendo y fotos de él como adulto. Tristemente, ella fue incapaz de atar cabos. 

Uploading...
Brett Huneycutt

El último día que fue a visitarla, Brett hizo copias de su foto de bebé y de las fotos que habían hecho de él y Susie durante su visita. Puso las fotos y una nota en su pared. Decía: "Tu hijo Frank Hughes te está muy agradecido por haberle dado a luz y por haberle dado en adopción. Ahora tiene 32 años y una buena vida - una familia cariñosa, una gran educación, una carrera satisfactoria. Es muy feliz y está orgulloso de ser tu hijo".

Uploading...
Brett Huneycutt

Al volver a Estados Unidos, Brett se vio desbordado por muchos sentimientos y pensamientos distintos. "Me sentía profundamente agradecido a Susie por haberme dado en adopción, ya que estaba claro que ella no se encontraba en un lugar desde el que ser capaz de cuidarme por sí misma. Y estaba agradecido de haber crecido y haber sido criado en un lugar tan cariñoso como la casa de mis padres adoptivos".

Brett se dio cuenta de que quería saber más acerca de los procesos de adopción. "Me chocó mucho enterarme de que la mayoría de padres que intentan adoptar acaban dándose por vencidos debido al coste o a a la dificultad del proceso, incluso a pesar de haber más de 100.000 niños en los Estados Unidos esperando a ser adoptados, y millones de niños en la misma situación, esperando, por todo el mundo". Mentalmente, se dijo que quería involucrarse en ese proceso. 

Menos de un año después, se le presentó la oportunidad. Leyó un artículo online sobre el lanzamiento de  Binti, que es como TurboTax para el papeleo de las adopciones. Una empresa totalmente comprometida con cumplir su misión, Binti usa la tecnología para hacer que lidiar con el proceso adoptivo sea mucho más fácil para los padres. Como ingeniero de software, fundador de una compañía tecnológica y niño adoptado, Brett enseguida se sintió unido a la idea de usar la tecnología para hacer el proceso adoptivo mucho más fácil para aquellos padres que estuvieran cualificados.

Brett es un consejero activo en Binti. “Es muy emocionante ser capaz de usar mi experiencia como ingeniero de software y fundador de una empresa tecnológica para apoyar y hacer más fácil el proceso de las adopciones". En cada una de esas adopciones, hay dos partes - 1) un estudio del hogar adoptivo que se trata esencialmente de que los padres obtengan la aprobación en su estado, y 2) la colocación, que es la adopción del niño. Actualmente, Binti maneja el papeleo para esos estudios de los hogares adoptivos y tiene una red de socios compuesta por agencias que analizan esos hogares, y que también manejan los asuntos en persona y toman la decisión de aprobar o no los hogares estudiados. Sólo 6 meses después de su lanzamiento, Binti está presente en 27 estados, y ya está en camino de ser la organización que maneja más casos de estudio en el país. Binti se lanzará a manejar el papeleo de las colocaciones a principios de 2015. 

"Me siento muy agradecido por ser adoptado, ya que eso me dio una familia cariñosa. Mi misión apoyando a Binti es ayudar a todos los niños que pueda a encontrar un hogar lleno de amor y una oportunidad para tener una gran vida". 

El SFG le da las gracias a Felicia Curcuru, fundadora de Binti, por enviarnos esta historia. Por favor, visiten http://binti.com para saber más sobre las adopciones.