El lazo entre una madre y su bebé es único. Si el bebé es un chico, no obstante, la relación que forma con su madre es crucial para su crecimiento y su desarrollo como hombre, eso sin contar lo mucho que esa relación influenciará en cómo ese niño verá a las mujeres, lidiará con las emociones, etc. 

Publicidad
Una buena relación entre un niño y su madre es saludable. De acuerdo con un estudio producido por la Asociación Americana de Psicología, aparecido en Telegram.com, "los niños que tienen una relación cercana con sus madres tienden a no caer en estereotipos híper-masculinos. No creen, por ejemplo, que un hombre siempre deba hacerse el duro, hacer las cosas solo o luchar para demostrar su masculinidad cada vez que aparece un reto. Esos niños tienden a estar más abiertos emocionalmente. No sólo tienen mejores amistades, sino también menos ansiedad y depresión que sus pares con un comportamiento más típicamente macho".

Por otro lado, la investigación de la Universidad de Reading que cita Science Daily sugiere que los niños que tienen "un apego inseguro a sus madres a una edad temprana tienden a tener más problemas de comportamiento cuando crecen".

En el caso de este pequeñín que aparece en el vídeo, se puede suponer con seguridad que la relación que tiene con sus papás es de lo más saludable, aunque puede que un poco demasiado competitiva con su padre. No obstante, si hay que quedarse con algo de esta grabación, además de lo adorable que es, es que no hay nada más valioso que una madre cariñosa.