No tardó ni un segundo. En cuanto abrió su regalo, este abuelo supo que nada podría haberle hecho más feliz...