Cuando se les pide que piensen en la primera década de sus vidas, la mayoría de la gente tiende a retener una vaga recolección de recuerdos de los primeros años en la escuela, sus primeras prácticas de deporte o de algún tipo de arte, o de los problemas al crecer y tener que aprender cómo convertirse en un ser humano funcional (como cuando te gritaban tres veces para que hicieras la cama, o como cuando tenías una rabieta porque no querías lavar los platos). En muy raras ocasiones una edad tan temprana incluye ser un maestro en algún arte, pero en esos raros casos, un prodigio nos demuestra a los demás lo mucho que se puede conseguir a una edad tan temprana.  Kaylee Quinn es una de esos prodigios, y su talento para la danza es realmente una lección de humildad para todos nosotros.
Publicidad
Kaylee Quinn, ahora de 12 años, sólo tenía 9 años durante esta interpretación, algo que puede ser difícil de creer cuando la ves bailar en el vídeo que hemos compartido abajo. Tiene una gracia y unas habilidades técnicas que superan con mucho lo esperado para su edad, pero también hace un trabajo increíble a la hora de usar sus expresiones faciales para representar unas emociones tan profundas que, de hecho, deberían ser desconocidas para la mayoría de niños de 9 años. En esta competición en particular, Quinn obtuvo el primer lugar de su división gracias a esta bellísima y arrebatadora actuación lírica al ritmo de esta versión reducida de Imogen Heap de la canción de Leonard Cohen "Hallelujah". Gran parte del mérito debería llevárselo la gran coreógrafa Molly Long, que imaginó esta bella pieza para Quinn mientras ella formaba parte del grupo Dance Precisions. La joven bailarina lleva practicando el baile durante prácticamente toda su vida y, después de dejar dicho grupo, se unió a la escuela de baile Just Plain Dancin', donde entrena en la actualidad, de acuerdo con Kid Dancers

Este tipo de baile en concreto, conocido como 'lírico', incorpora técnicas del jazz, el ballet y otros estilos contemporáneos. En la danza lírica, los bailarines intentan representar e interpretar la música con el poder expresivo de su cuerpo. De acuerdo con el estudio de danza Dance Connection Rochester, "la danza lírica se ganó su nombre [...] debido al significado de la palabra lírico: tener una cualidad poética y expresiva; musical; caracterizada por o expresando un sentimiento directo y espontáneo; expresar emociones u observaciones personales profundas; es altamente eufórico o entusiasta. La danza lírica es expresiva, sutil y dinámica, y expresa las emociones a través de los movimientos. Es una combinación de movimientos intrincados y muy técnicos con movimientos mucho más naturales y de a pie". No parece, desde luego, que el lírico sea el estilo de baile más fácil de interpretar para alguien tan joven, razón por la cual la habilidad de Quinn para expresar sus emociones a través del baile resulta especialmente impresionante. 

De acuerdo con la cuenta de Instagram de Quinn (que es manejada por su madre), la joven estrella en ciernes se encuentra persiguiendo activamente su carrera como bailarina. En su canal de YouTube, Ittie Bittie Dancer, la niña explica cómo en la actualidad está compitiendo bajo los estilos lírico y jazz, mientras sigue practicando gimnasia rítmica y aprendiendo ballet. Como queda claro en la foto abajo, aunque probablemente no haga falta decirlo, sigue ganado premios por su increíble talento, y creemos que podemos esperar con seguridad ver mucho más de ella en los próximos años.