Cuando decimos "de tal palo, tal astilla" es posible que no nos demos cuenta de hasta qué punto este viejo dicho refleja la verdad. Conozcan a un vivo ejemplo de ello: Zaya Sun Crossley, que en el momento en que su madre grabó el vídeo tenía 2 años, tal y como explica ésta, Shannon Byrd-Crossley, en la publicación original del vídeo en su perfil de Facebook. De acuerdo con uno de los comentarios de su madre en el vídeo en YouTube, la pequeña Zaya Sun Crossley está bailando con su tía y una de sus amigas. Pero, más que bailando, está permitiendo que las dos bailarinas adultas sigan la coreografía que ella está realizando para la canción, el éxito de Sia, Chandelier
Publicidad
La pequeña, a pesar de apenas levantar dos palmos del suelo, parece ser no sólo totalmente consciente de los movimientos que realiza, sino también de que las dos bailarinas están imitándola a ella. ¿De dónde le viene a Zaya esta pasión por el baile? ¿Cómo es posible que sea consciente de que las dos bailarinas la están imitando? Como decíamos al principio, "de tal palo, tal astilla". Su madre, Byrd-Crossley, trabaja como entrenadora en el Youth Ensemble of Atlanta, una organización sin ánimo de lucro que busca dar a los jóvenes del lugar una forma de empoderarse a través de diferentes artes, entre ellas, el baile, que es una de las pasiones de Byrd-Crossley, de acuerdo con lo que escribe en su perfil de Instagram. Tal y como explica su perfil en Dad's Garage, una compañía de teatro en la que también participa, Byrd-Crossley es una de los miembros del grupo africano de baile y percusión AnFaKo, y disfruta especialmente enseñando bailes africanos a niños de todo Atlanta después del colegio

Resulta extremadamente interesante, no obstante, analizar brevemente la causa de que tendamos a repetir las acciones de nuestros mayores. Esto es, el por qué los bebés imitan el comportamiento de los adultos. Un estudio del Instituto del Aprendizaje y las Ciencias del Cerebro de la Universidad de Washington demostraba cómo la imitación es la principal herramienta de un bebé para el aprendizaje. Pero lo meas curioso es lo que explica uno de los autores del estudio y director de dicho instituto, Andrew Meltzoff: "cuando los bebés observan a otra persona, esto activa sus propios cerebros". De acuerdo con este estudio, entonces, "los bebés te miran y se ven a sí mismos", lo que significa no sólo que la imitación es absolutamente clave para desarrollar un gran número de habilidades, desde el lenguaje a varias habilidades sociales. También significa que la exposición de los bebés a fuentes de imitación es crucial para su desarrollo y aprendizaje, pero sin olvidar que éste es también el modo de que den con actividades que les apasionen y en las que se sientan a gusto. 

Viendo que la pequeña Zaya claramente tiene aptitudes para el baile, parece que su madre ha decidido exponerla todo lo posible al baile, como puede verse en este otro vídeo en el que Zaya, ahora de casi 4 años, aparece bailando con Souleyman "Solo" Sana, un bailarín tradicional malí. Si la teoría de "de tal palo, tal astilla" es cierta en el caso de Zaya, sólo le hace falta un poco más de exposición al mundo del baile para lanzarse definitivamente al mundo del estrellato.